4.4.08

LIBRE - María Eugenia Caseiro

Se frotó los ojos tratando de desafiar la luz hiriente que venía de un sitio incierto. Miraba al frente, atravesando un nido de pestañas, una pared, otra, otra, y finalmente, disparó el último grito de su revólver. El humo de la pólvora, se llevó el dolor de aquella luz y le hizo libre para siempre.


---
© 2008, María Eugenia Caseiro
Puedes saber más de la autora [[AQUÍ]]
www.miniTEXTOS.org

3 comentarios:

Songo dijo...

La luz duele,
la pólvora libera...
El ruido ciega
y el sentido se duerme
al arrullo del revólver...

Muchacha MARIU, esto me has provocado con este relato, miniTEXTO

José Luis RODRÍGUEZ PITTÍ dijo...

Songo, hermano. Gracias por visitar miniTEXTOS. Y a María Eugenia, igual que a los otros autores, gracias por las piezas que comparten.
Saludos.

Anónimo dijo...

songo y josé luis^ gracias
búhamente^^^
m.e.