30.8.07

Sobre Moravia Ochoa López

Moravia Ochoa López (Panamá, 1939). Poeta, cuentista. Realizó estudios en la Facultad de Filosofía, Letras y Educación en la Universidad de Panamá. Fue Jefa del Departamento de Letras del Instituto Nacional de Cultura y dirigió la revista "Itinerario" de dicha institución. Ejerció funciones diplomaticas como Agregada Cultural en la Embajada de Panamá en Cuba. Actualmente es funcionaria del Instituto Nacional de Cultura.

En 1958 ganó el concurso literario Ricardo Miró en Poesía y el mismo Premio en la Sección de Cuentos de 1960 con "Yesca". Recibió Mención de Honor en Perú por el poema "Compañero presidente" dedicado a Salvador Allende. Su poema "Cuando María venció a los rubios de Oakland" obtuvo premio en un certamen local.

Ha publicado los poemarios "Raíces primordiales" (Panamá, 1961); "Cuerdas sobre tu voz" (Panamá,1966); "Donde transan los ríos" (1967); "Ganas de estar un poco vivos" (INAC, Panamá, 1975); "Círculos y planetas" (Ediciones del Poder Popular, Panamá,1977); "Hacer la guerra es ir con todo" (Panamá, 1979); "Me ensayo para ser una mujer" (1985), "Cuando María despreció a los rubios de Oakland. Contar desnuda" (Editorial Universitaria, Panamá 2000), "Nunca menos que el singular milagro - La gracia del arcangel" (Panamá, 2005) y "La casa inmaculada" (Panamá, 2005). En cuento, ha publicado: "Yesca" (1961); "El espejo" (1968), "En la trampa y otras versiones inéditas" (INAC, Panamá, 1997) , "Juan Garzón se va a la guerra" (Panamá, 1992) y "Las esferas del viaje" (Panamá, 2005).

En miniTEXTOS.org ha publicado en la edición #18 y la #34.

1 comentario:

José Luis RODRÍGUEZ PITTÍ dijo...

CRITERIOS VALORATIVOS DE LA OBRA DE MORAVIA OCHOA

1.

Con respecto a Raíces Primordiales, libro ganador del Certamen Nacional Ricardo Miró, escribe el escritor Mario Augusto Rodríguez "...este volumen constituye una magnífica eclosión poética, una muy elevada manifestación de sensibilidad artística, por medio de la cual una joven poetisa todavía en la adolescencia revela sus extraordinarias facultades y anuncia para la plenitud, una personalidad literaria de excepcionales capacidades creadoras (...) Moravia Ochoa López significa para la historia de la poesía panameña la pureza y la responsabilidad artística, la hondura emocional y la exquisita pulcritud formal. Su advenimiento a nuestra literatura garantiza la continuidad de esa línea de distinción que desde Amelia Denis de Icaza ha ocupado la mujer en la lírica nacional. Y su presencia triunfal en la poesía nueva del Istmo, es la representación más lograda de nuestra juventud en los afanes creadores de la belleza artística. (...) No hay artificio. La emoción poética fluye generosamente por los versos de Moravia, brillantes de originalidad expresiva, calientes de entusiasmo creador. La figura esplendorosa salta constantemente, con alegría y espontaneidad juveniles. La gracia y la agudeza del sentimiento emergen desde el primer verso de cada composición y mantienen la elevación que corresponden a la personalidad poética que alienta en el espíritu de la obra.

La riqueza lírica del alma es la que produce, uno tras otro, los poemas que forman el libro. Y aunque cada uno de ellos tiene una significación cabal, aunque en cada soneto hay la independencia que corresponde a una creación poética, la hondura del sentimiento, la emoción amorosa, la dignidad de las imágenes, mantienen siempre la unidad formal e ideológica que vigoriza la personalidad artística del libro".

2.

Una revelación literaria: Las "Raíces Primordiales" de Moravia Ochoa López por Mario Augusto Rodríguez

Para el crítico que se especializa en la "medición de los versos" nada hay que pedir en los impecables sonetos de "Raíces Primordiales" la autora está dotada de un finísimo oído, de un delicado sentido del ritmo y la armonía. Los endecasílabos de sus sonetos están cortados con admirable precisión. Pero esa precisión no parece haber sido lograda con el trabajo elaborado de la persistencia correctora, sino con la espontánea fluidez natural de la poetisa. Son sonetos clásicos por la forma. El clásico soneto renacentista no de estilo italiano como podría parecer a primera vista, sino de pura estirpe castellana, de auténtica raíz garcilasista. (...) Cada soneto es la arquitectura espontánea de la naturaleza que edifica árboles y construye flores sin que falte un pétalo ni sobre una hoja. Cada cuarteto y cada terceto se ligan uno al otro, como el tronco a las ramas y a las hojas. Y en cada de ellos aparece el elemento imprescindible para que el todo alcance el sentido completo que la idea poética quería manifestar, necesitaba decir.

Prólogo a Raíces Primordiales por Mario Augusto Rodríguez.

Panamá, junio de 1960.