25.1.08

BOMBAS - Giselle Buendía Guevara

Ya cercanas, ya lejanas; a veces como fuegos artificiales, a veces como golpes en las puertas. Escucharlas, sentirlas; tirarnos al suelo, lejos de las ventanas, a veces llorando, a veces riendo, pero siempre con miedo.

Miedo.

Ya conocía ese miedo. Yo había escuchado las bombas mucho antes de aquella noche inolvidable de la invasión.

Bombas que a veces eran platos rotos, puertas que se tiraban y crujían. Ráfagas de insultos como ametralladoras, explosiones de odio. Heridos y mutilados. Desaparecidos.

Conozco a un tipo que durante los siguientes quince años pasó de manifestación en manifestación exigiendo justicia para su esposa, calcinada en el voraz incendio del Chorrillo. Esa es la historia oficial.

¿La verdad? La mató el machismo con sus celos y sus jumas. La invasión fue su cómplice. En esa larga noche, miles de gritos ahogaron su último grito; las bombas disfrazaron el estallido de los golpes y el fuego se encargó de borrar la sangre. Debajo de los escombros se desintegraron sus restos.

En algún diciembre, muchos años después, otra guerra volvió a tomar por asalto el Chorrillo. La suma de todos los disparos camufló la detonación de uno. Uno solo, certero, justo en medio de los ojos.

En un solar desolado, donde alguna vez estuvo mi casa, enterré al asesino de mi madre. Es Navidad y la gente anda recogida, por temor a las balaceras. Yo, en cambio, no tengo las más mínimas ganas de regresar al cuartel.


---
© 2008, Giselle Buendía Guevara
Puedes saber más de la autora [[AQUÍ]]
www.miniTEXTOS.org

6 comentarios:

Songo dijo...

Otro grito, éste, profundo, urbano, te desgarra
Qué bueno Giselle!

LABERINTO ALADO dijo...

Buen cuento Giselle. Muy certero y conmovedor porque aborda una cruenta realidad: frecuentemente la violencia tiene su origen adentro, ahí donde, se supone, debía estar el refugio.
Buen final.

Angélica.

A. Morales Cruz dijo...

.. con la palabra precisa de tono elegante y sencillo .. persigues otra forma de contar ...

Eres escritora

Anónimo dijo...

Este cuento me estremeció, por lo real.
Lo actual en cuanto a que en muchas casas la violencia no termina y la victima (hombre o mujer) dificilmente encuentran la salida.

Muy bueno! Yolanda

Anónimo dijo...

Es un texto a ras de suelo, mas digno de un reportaje que de un cuento. De hecho me cuesta llamarlo cuento. Es un texto gris, sin poesia, sin vuelo...lo siento.

Noe Baryn dijo...

El comentario ultimo,o anterior a este, pertenece a Noe Baryn...pido disculpas por no haberlo firmado antes. Se debio a un problema tecnico.