29.2.08

Minipresentación, edición #44

Amigas y amigos, bienvenidos a miniTEXTOS.org. Esta es la página dedicada a la literatura en miniatura: el minicuento, la poesía breve, el pequeño ensayo y a veces el teatro. Con la edición de hoy, son 44 viernes los que hemos estado compartiendo literatura contemporánea en español, el trabajo reciente enviado voluntariamente por escritores de América y España.

Si no nos ha seguido semana a semana, le invito a que se deleite con los magníficos trabajos previos de estos escritores. En la columna a la derecha de esta nota, están listadas las ediciones anteriores más recientes con el título de las piezas y, más abajo, la lista completa de los 135 autores publicados a la fecha, con el número de las ediciones en que aparecieron. Si se selecciona el nombre del autor, podrá leer la biografía; si selecciona el número entre paréntesis, irá directo a la edición en la que dicho autor aparece.

A los poetas o narradores que nos visitan, además de leer a sus colegas, les invito a que envíen un cuento, un poema, un monólogo breve o ensayo corto para publicar. No importa si ya ha publicado otra pieza con nosotros antes. Y todos los que publiquen antes de la edición #52, con la que cumpliremos nuestro primer año, automáticamente participarán en la selección de autores que haremos para la edición impresa de miniTEXTOS.org. Si alguien no desea participar, le ruego que me lo notifique. Esta edición se hará gracias al patrocinio de El Hacedor, La Asociación de Escritores de Panamá y la Universidad Tecnológica de Panamá.

En fin, autores y lectores, gracias por visitarnos, por apoyarnos, por leer cada semana la edición de miniTEXTOS.org. Para hoy, he seleccionado dos cuentos muy breves, fulminantes, de Víctor Paz y Lili Mendoza, y poemas de Luz Lescure, Eyra Harbar y Edilberto "Songo" González Trejos. En el caso de Luz Lescure y Eyra Harbar, las piezas han sido tomados de "El árbol de las mil raíces" y "Donde habita el escarabajo", excelentes poemarios; en el caso de los otros autores, se trata de obras inéditas, compartidas con el público por primera vez en esta página.

JLRP, editor.
www.miniTEXTOS.org

4 comentarios:

Anónimo dijo...

LA MINIMOMIA

La semana pasada Rodriguez Pitti hablo, en el prologo de la edicion semanal de esta revista, de Galileo Galilei, ese gran cientifico del Renacimiento italiano que marca con su vida y su obra el principio de la ciencia moderna. Nosotros, por nuestra parte, prometimos un miniarticulo dedicado a un minitexto. Y que mejor, entonces, que recordar que de la humanidad de Galileo perdura una pequena parte.!Exactamente, tal y como se lee!. Y es que los seres humanos, al no conformarnos con la muerte y desaparicion fisica, buscamos a veces con obstinacion perdurar por cualquier medio, sobrevivir a la descomposicion de la muerte, al insuperable axioma de "polvo eres y en polvo te convertiras". Desde los egipcios hasta los incas en America, desde le momificacion de Lenin o Mao, con frecuencia la especie busca conservar, detener el tiempo, aferrar nuestra carne y nuestro ser material, sustraerlo del olvido y la destruccion.?es esto sano?; no lo sabemos, pero si recuerda aquel "afan de trascendencia" del que tanto hablo Unamuno. Podriamos intentar una paradoja diciendo que quiza no es sano pero si natural. En la religion o en el arte, en la ciencia o la politica, este fenomeno se repite de diferente manera.
Por todo lo anterior, se puede decir que el senor y el esclavo, el rico y el pobre, quieren perdurar. Nadie parece querer pasar el umbral de la muerte sin dejar recuerdo en este mundo, y ese recuerdo bien puede ser nuestro propio ser o el de nuestros seres queridos o venerados. A veces lo intentamos congelando el cuerpo, momificandolo, esculpiendolo, o bien llenandonos de creencias o de cosmeticos. La cirugia plastica o el deporte. la gran obra o la gran accion. ?Egoismo?... Podria ser.
En suma, para sustraernos a la muerte recurrimos al rito o a la magia, a la tecnica o a la fe, al arte misma. Quiza se trata de nuestro instinto, de nuestro mas atavico impulso. Todo parece indicarlo asi: las piramides egipcias y las estatuas aztecas, los templos griegos y las danzas milenarias.
Y eso fue lo que paso con un dedo de Galileo. No sabemos si con cursileria o con admiracion, pero a alguien se le ocurrio amputarselo al cadaver y ahi esta esa ennegrecida reliquia en la ciudad de Florencia. Es el dedo medio de la mano derecha. Se puede apreciar en el Museo de la Ciencia de aquella bella ciudad. Se conserva en un vaso que tiene una base cilindrica de alabastro con una inscripcion demasiado larga para citarla aqui.
En esencia, se trata de una pequena momia. De un dedo ya ennegrecido, repetimos,que parece senalar con ironia al cielo como reprochando algo. Es un dedo que bien podria estar haciendo una obscena senal. Si lo anterior no es concebible, pues empune usted la mano, querido lector, y extienda unicamente el dedo medio sin desempunar.

Galilleo, pues, fue humillado, su intelecto fue postrado por un grupo de oscuros sacerdotes que valiendose del miedo lo obligaron a abdicar de sus hallazgos cientificos. No obstante, su momia -si se nos permite hablar asi- parece tomarse una risuena venganza desde ese museo de la ciencia. Es, sin duda, un dedo eternamente acusador.

Noe Baryn.

Songo dijo...

gracias Noe, eres parte integral de este sitio :)

Anónimo dijo...

CARTA A SONGO

Gracias Songo, pero en todo caso quienes son parte integral de esta revista son ustedes, aquellos que desde el principio o casi el principio se han dedicado a aportar sus criticas y comentarios cada semana. Yo mas bien soy un "colado" de ultima hora, y asi esta bien. Sin embargo, hace ya varios dias que tengo un "mal sentimiento" o quiza seria mejor decir un cierto sentimiento de culpa. Paso a explicarme:
Resulta que nunca habia participado en un revista virtual y, al descubrir esta revista, me llene de entusiasmo, sin embargo, ahora estoy descubriendo que es algo muy diferente a las revistas "normales" o impresas en papel. Para empezar, desde un principio, me lo tome a juego y por ello todo lo que he escrito hasta ahora en "minitextos" ha sido a vuela pluma, sin detenerme mucho a corregir, con mentalidad de quien participa en una cafe literario o en un chat de amantes de la literatura. Esto ha sido una precipitacion de mi parte, y lo ha sido porque al redactar improvisadamente se cuelan muchos errores de toda indole. No es lo mismo enviar un articulo a una revista donde pasara por las manos del "corrector de pruebas" o, al menos, habra tiempo para corregir haciendo una llamada de telefono de ultima hora antes de la impresion, que mandar por internet un texto que ya no se podra cambiar en nada despues de enviarlo. A mi personalmente me encanta la improvisacion como a aquellos musicos o interpretes de jazz que se sietan a improvisar horas enteras, pero eso, claro, tiene su contrapartida sobre todo si uno no es un virtuoso como en mi caso. Me encanta improvisar, repito, pero odio el error, por minimo que sea, soy un perfeccionista de verdad. Lo siento, sera quiza mi neurosis. Por eso de ahora en adelante cambiare de estrategia, ya no improvisare y, si es necesario, dare mi aportacion dias mas tarde, hasta el domingo o el lunes.Me tomare mi tiempo. En ultima instancia si no logro un buen articulo o escrito, no publicare hasta que lo logre. O sea, la consigna es publicar algo que valga la pena o mejor no publicar.El silencio es tambien un arte. Por lo menos sere un virtuoso del silencio. O al menos de la risa.
Fuera de esta aclaracion, un abrazo cordial a la disatncia,
Noe Baryn.

José Luis RODRÍGUEZ PITTÍ dijo...

Cuando empecé miniTEXOS hace ya casi un año, me decidí por el formato que tiene por varios motivos. El principal, por la facilidad para crear la página y administrarla. Pero no menos importante, por la facilidad para que el público hiciera comentarios. Esto completa el ciclo de cada semana: los autores envían material voluntariamente, yo selecciono y coloco en la página y los lectores opinan o, como ocurre últimamente, enriquecen la página con material único. Gracias Noe, gracias Songo y gracias a todos los que lo han hecho. Y no necesitamos ser muy severos, ojalá más lectores se unan a esta sesión de jaz, a este coloquio a larga distancia.