23.11.07

HISTORIA DE ZORROS - Minipresentación, edición #30

Wang vio dos zorros parados en las patas traseras y apoyados contra un árbol. Uno de ellos tenía una hoja de papel en la mano y se reían como compartiendo una broma.

Trató de espantarlos, pero se mantuvieron firmes y él disparó contra el del papel; lo hirió en el ojo y se llevó el papel. En la posada, refirió su aventura a los otros huéspedes. Mientras estaba hablando, entró un señor que tenía un ojo lastimado. Escuchó con interés el cuento de Wang y pidió que le mostraran el papel. Wang ya iba a mostrárselo, cuando el posadero notó que el recién venido tenía cola.

—¡Es un zorro! —exclamó, y en el acto el señor se convirtió en un zorro y huyó.

Los zorros intentaron repetidas veces recuperar el papel, que estaba cubierto de caracteres ininteligibles; pero fracasaron. Wang resolvió volver a su casa. En el camino se encontró con toda su familia, que se dirigía a la capital. Declararon que él les había ordenado ese viaje, y su madre le mostró la carta en que le pedía que vendiera todas las propiedades y se juntara con él en la capital. Wang examinó la carta y vio que era una hoja en blanco. Aunque ya no tenían techo que los cobijara, Wang ordenó:

—Regresemos.

Un día apareció un hermano menor que todos habían tenido por muerto. Preguntó por las desgracias de la familia y Wang le refirió toda la historia.

—¡Ah! —dijo el hermano, cuando Wang llegó a su aventura con los zorros —ahí está la raíz de todo el mal.

Wang mostró el documento. Arrancándoselo, su hermano lo guardó con apuro.

—Al fin he recobrado lo que buscaba —exclamó y, convirtiéndose en zorro, se fue.

—Historia de zorros, Niu Chiao, Siglo IX.
En la mitología oriental, poblada de fantásticas criaturas y animales con atributos sobrenaturales, el zorro sobresale de una manera especial. Suele vérsele saliendo de tumbas viejas, por lo que se le relaciona con el mundo espiritual. Se dice que es muy longevo y que tiene el poder de tomar la forma de otros seres, generalmente humanos. A los 50 años se dice que toma la forma de una mujer madura, a los 100 los de una atractiva jovencita o, a su antojo, de un poderoso mago. A los 1,000 años es admitido en el cielo, convirtiéndose en el zorro celestial, de color de oro, nueve colas, y con perfecto conocimiento de los secretos de la naturaleza. Otros dicen simplemente que a su antojo toma la forma de un alto oficial finamente vestido o de una hermosa mujer, fascinante, seductora. En cualquiera de los casos el espíritu travieso del zorro, el Huli jing en China o el Kitsune en Japón, puede causar la ruina o, para los que saben venerarlo adecuadamente, la buena fortuna. En otros casos, convertido en mujer, puede ser desde una gentil y buena esposa hasta una mortalmente peligrosa amante.

Con estas ideas y la historia de Niu Chiao, autor Chino de los años 800 de nuestra era, que Borges, Bioy Casares y Silvina Ocampo recogieron en su "Antología de la Literatura Fantástica", les dejo hoy con esta edición de miniTEXTOS, la #30.

Hoy, tenemos cuentos y poemas de Lucy Chau, Eyra Harbar, Fabricio Estrada y, por primera vez en miniTEXTOS, Gerardo J. Soto y Max Araujo. Y espero que disfruten mucho la selección de esta semana.

JLRP, editor.
miniTEXTOS.org

3 comentarios:

Dioni dijo...

Me encantó la historia de ZOrros.

j4ur14 dijo...

Otra minipresentación oriental que me sorprende.

Aludiendo a mi experiencia más cercana, conozco por lecturas, al Kyubi, un zorro de 9 colas de la mitología japonesa. Supuestamente, cada cola representa cientos de años de sabiduría.

Saludos JL.

Pablo

Dioni dijo...

me gusto tanto el relato que lo tomé prestado para una entrada en mi blog.
http://eldioni.blogspot.com
Saludos

Dioni