14.3.08

LA MUERTE DE SANTA CLAUS - Miguel Ángel Chinchilla

Tremenda trifulca se armó en las graderías populares del estadio: las barras contrarias cada una vociferando sus consignas se enfrentaron rabiosas mentándose la madre y queriendo sacarse la fresa con lo que cada quien tenía a la mano.

Era el primitivismo supino que la bestialidad disfrutaba más que el propio partido que acababa de terminar.

La policía intervino rociando gas pimienta y repartiendo garrotazos con sus macanas a diestra y siniestra, pero aquella canalla como un monstruo desatado más se enardecía con la intervención de los cuilios protegidos con sus cascos y escudos antimotines.

De pronto se escuchó la detonación de un disparo y el cuerpo enorme y flácido del gordo Santaclaus se vino rodando graderías abajo, ante la mirada atónita de aquellos energúmenos que tal parecía estaban esperando un desenlace con semejante colofón.

En el instante entonces aparecieron los camilleros socorristas mientras los policías desenfundaban sus armas de fuego al escuchar las voces de la turba acusándolos de haber disparado contra Santaclaus. Un par de balazos al aire fueron suficientes para dispersar a la gente que a pesar de la euforia huyo despavorida.

Santaclaus pesaba alrededor de doscientas cincuenta libras y era uno de los animadores más bullangueros de su barra. Bebía cerveza como un Pantagruel y todo el partido se lo pasaba engullendo hot dogs, tortilla con carne de chucho y cualquier comida chatarra de la que venden en los estadios.

Tenía un pick up con el que hacía viajes en el mercado central adornado con calcomanías del Barza y fotos de Ronaldinho, y le decían Santaclaus desde que en alguna navidad, una tienda de juguetes lo había contratado para disfrazarlo como el famoso personaje nórdico, mientras sonaba un cencerro y sin ganas se carcajeaba jo,jo,jo.

Sin embargo el papel de Santaclaus no le duró mucho, ya que un 23 de diciembre lo pescaron haciendo deshonestidades a una niñita de siete años, que sentada en las piernas del gordo le repetía entusiasmada su lista de juguetes, mientras el obeso asqueroso le tocaba su cosita a la muchachita.
En dicha ocasión estuvo procesado judicialmente pero como no existían pruebas suficientes para condenarlo, el juez de la causa lo sobreseyó.

Mas lo que nadie sabía, sólo yo y ahora ustedes, es que un tío por el lado materno de aquella niña que actualmente es una preciosa adolescente, ingresó hace años a la academia de seguridad pública graduándose como policía, y esa tarde de la trifulca en el estadio andaba de servicio como agente de la unidad de mantenimiento del orden público, lo cual no quiere decir que haya sido él quien disparara contra Santaclaus, ya que de todos modos el resultado de la autopsia decía que la bala que ultimó al gordo no correspondía con el equipo que usan los policías, aunque también es de tomar en cuenta que el médico forense que practicó la necropsia es primo de la cuñada del dicho agente, es decir que a saber entonces quién disparó contra Santaclaus, la cosa fue que lo mataron en el estadio y parte sin novedá.


---
© 2008, Miguel Ángel Chinchilla
Puedes saber más del autor [[AQUÍ]]
www.miniTEXTOS.org