21.3.08

ALICIA PELIROJA - Ligia María Orellana

Todos nos sentamos a la mesa, menos Alicia Pelirroja, porque ella nos servía el té.

"Juguemos ahorcado", yo sugerí. "¡Juguemos!", la gente alrededor de la mesa aceptó, mientras Alicia Pelirroja nos servía el té.

"Yo no voy a jugar ", la Persona Famosa dijo. "Prefiero permanecer en la sombra", y Alicia Pelirroja nos servía el té.

"Yo odio los linchamientos", el señor Liverpool dijo, con toda razón. "Tengo miedo de que me ocurrirá a mí", sollozó, mientras Alicia Pelirroja nos servía el té.

"Toc-toc", dijo alguien al otro lado de la puerta. "¡Tienen una hora de retraso!", pero fue porque Alicia Pelirroja nos servía el té.

"No, hay mucho tiempo todavía", respondimos. "Y mucho polvo blanco, también", y aplaudimos orgullosos, ignorando que Alicia Pelirroja nos servía el té.

"¡Oh, santo cielo, se nos acabó el azúcar!", se oyó a una sola voz. "¡Y se nos acabó el té!". Alicia Pelirroja fue despedida, y enviada a una maquila.


---
© 2008, Ligia María Orellana
"Combustiones espontáneas" (Talleres Gráficos UCA, San Salvador, 2004)
Puedes saber más de la autora [[AQUÍ]]
www.miniTEXTOS.org