29.2.08

HISTORIAS DE ESAS QUE PREFIERO NO CANTAR, #12 - Lili Mendoza

Perdóname Padre porque he pecado dice el hombre y se le hace que el cura es de su edad. Yo también, piensa el cura, pero calla porque el hombre parece de su edad. Cierra el hombre los ojos, recuerda y con cada palabra que confiesa se estremece, placer. Confiesa que es hombre, que goza y anhela, que su carne habla, está viva y palpita. Diez Padre Nuestros y un Ave María dice el cura, y amarga la palabra que años de sortilegio teológico no callen la hambruna de la suya. Pecado negar al hombre la absolución de otro.

---
© 2008, Lili Mendoza
Puedes saber más de la autora [[AQUÍ]]
www.miniTEXTOS.org

3 comentarios:

j4ur14 dijo...

Hola :D

simpática narración. Saludos, en especial para Lily, P.

Songo dijo...

Confieso que no me confieso.
Aberración aquella que un hombre sea "el cerro patacón" de otro y mayor aberración que el "pataconcito" le de la absolución...
¿Quién absuelve a quién?
¿Sale el confesado aliviado y el confesor lleno de desechos, cargado?

LILI, Con pocas palabras y sin sermonear, nos traes un buen punto.

Felicidades

Anónimo dijo...

Lili, este cuento se parece a ti, sin dudas. Buena imagen de las dudas profanas, en un solo trazo, como los cuentos que recoge esta excelente página.

Ariel Barría