7.12.07

SOLILOQUIO DACTILAR - Víctor Paz

Me envolvía en aquella mirada espesa que tan sólo dejaba pequeños escapes, pliegues níveos y trémulos de carne flácida sometida a mi fragor visual. Ella estaba fascinada por mi gran hallazgo, yo únicamente pedía su cuerpo. Después de tanto estudio, pude por fin establecer "la dote vital"; un enjambre de fórmulas que igualaban la cantidad de espermatozoides eyaculados, a la cantidad de neuronas perdidas entre el desarrollo y la andropausia. En pocas palabras: Vive más... Vente menos.

La gratitud de ella hacia mi generosidad presagiaba un derrame de sexualidad comprimida en ropas apretadas, escotes febriles y muslos a medio abrir. Entonces ocurrió:

—¡Mario, sal ya! —era mi abuela golpeando la puerta del baño.

"¡Coño! Tendremos que buscarnos un lugar más romántico", le confesé apenado a mi diestra.

---
© 2007, Víctor Paz
Puedes saber más del autor [[AQUÍ]]
www.miniTEXTOS.org

3 comentarios:

Songo dijo...

Sugerente y maquinador.
O evidente más-turbación?
Saludos Víctor, es bueno ver tus textos acá, ¿cuándo publicas?

Hector dijo...

jajajaja, inesperado.

j4ur14 dijo...

jajajajaja, abuela!!!! noooo!!!